La carne roja pone en grave peligro la salud

¿El elixir de la larga vida? Probablemente se trate de una dieta sin carne roja, cuyo consumo aumenta significativamente el riesgo global de muerte en hasta 20 puntos porcentuales. Tras numerosos estudios que han apoyado el peligro de una dieta rica en proteínas rojas, una nueva investigación de An Pan de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston, publicada en la revista Archives of Internal Medicine, ha tenido éxito en determinar el riesgo general de muerte, y no sólo el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

En definitiva, el nuevo estudio americano vuelve a emitir una importante advertencia: el consumo habitual de carne roja, más aún si se trata como salchichas o tocinos, a los que se añaden grasas saturadas, sodio y nitratos, contribuye a la muerte prematura. Los expertos llegaron a esta conclusión durante el período de seguimiento, en el que participaron 37.698 hombres y 83.644 mujeres, siguiendo la muestra durante un promedio de 28 años y registrando un total de 23.926 muertes, incluidas 5.910 por enfermedades cardiovasculares y 9.464 por cáncer.

¿Conclusión? Los investigadores descubrieron que la mortalidad total aumenta por término medio un 12% por cada porción adicional de carne roja, un 13% para los cortes de carne no demasiado procesada y hasta un 20% si se procesa industrialmente en grandes cantidades. Pero hay más: según los investigadores, la sustitución de una porción de carne roja por una porción de pescado, o por aves de corral, frutos secos, legumbres, productos lácteos magros o granos enteros reduce el riesgo de muerte: 7% con pescado, 14% con aves de corral, 19% con frutos secos, 10% con legumbres, 10% con productos lácteos magros, 14% con granos enteros.

“Estimamos -escriben los investigadores- que el 9,3% en hombres y el 7,6% en mujeres del total de muertes documentadas durante el periodo de seguimiento de este estudio podrían prevenirse si todos los participantes hubieran consumido menos de 0,5 porciones de carne roja al día. Estas cifras quizás habrían aumentado aún más si no hubieran consumido nada de carne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *