5 alimentos útiles para combatir la fatiga de la primavera

 

La fatiga, la fatiga general y la debilidad son algunos de los síntomas típicos que muchas personas experimentan con el inicio de la temporada de primavera. Para recargar las pilas y hacer frente al estrés podemos confiar en ciertos alimentos que son capaces de dar un impulso de energía a nuestro cuerpo, gracias a su suministro de nutrientes esenciales.

Consumir los alimentos adecuados es aún más importante si usted ya se siente normalmente estresado debido a su estilo de vida agitado y si nota que la llegada del verano sólo contribuye a una constante sensación de agotamiento. Aquí, entonces, hay cinco alimentos que podrían ser adecuados para usted.

1. Avena

La avena es uno de los cereales más recomendados para el desayuno, ya que es capaz de dar a nuestro cuerpo una energía que puede durar la mayor parte del día. La avena favorece el funcionamiento del sistema digestivo, que así podrá desempeñar su función de absorción de nutrientes y de expulsión de toxinas de la mejor manera posible. Este cereal ayuda a mantener estable el nivel de azúcar en la sangre, ayudando a prevenir caídas repentinas de energía. La avena proporciona fibra, fósforo y magnesio para ayudar a combatir la fatiga, junto con la vitamina B1, que ayuda a transformar los alimentos que comemos en energía. El desayuno de copos de avena, acompañado de una buena centrífuga de fruta fresca y de temporada, es la luz verde.

2 Espinacas

Las pérdidas de energía pueden indicar deficiencia de hierro. La espinaca y las legumbres, incluidas las lentejas, son algunas de las principales fuentes vegetales de este preciado elemento. También contienen magnesio, potasio y vitaminas del complejo B. Los niveles bajos de hierro pueden causar fatiga física y mental, así como dificultad para concentrarse, insomnio y pérdida de apetito. El hierro es esencial para que el oxígeno transportado por la sangre llegue de forma óptima a las células y para que éstas puedan producir regularmente la energía que necesitan los órganos a los que pertenecen. El magnesio también contribuye a la producción de energía en nuestro cuerpo, así como al mantenimiento del tono muscular adecuado, la regulación del sistema nervioso y el sistema digestivo. Para favorecer la absorción de hierro, es necesario que el consumo de espinacas vaya acompañado, dentro de una misma comida, de alimentos o bebidas ricos en vitamina C, como los zumos recién exprimidos, mientras que es necesario evitar combinar en un mismo plato espinacas y productos lácteos, capaces de inhibir la absorción de hierro debido a su alto contenido en calcio.

3 Frutas secas y semillas oleaginosas

Los frutos secos y las semillas oleaginosas, como la calabaza, el girasol o el lino, son capaces de proporcionar a nuestro cuerpo proteínas de alta calidad y los preciosos ácidos grasos omega-3. Dependiendo de las variedades consumidas, tanto los frutos secos como las semillas pueden contribuir a enriquecer nuestra dieta con elementos esenciales como el manganeso, el hierro, el cobre, el magnesio, el fósforo, las vitaminas B1, B2, B5 y B6, que sé que están implicados en la producción global de la energía que nuestro cuerpo necesita para cumplir con los compromisos diarios. Las avellanas, las semillas de sésamo y las semillas de calabaza se encuentran entre las principales fuentes de triptófano, que es esencial para combatir la fatiga. Nuestro cuerpo también es capaz de transformar las proteínas contenidas en los frutos secos y las semillas oleaginosas en fuentes de energía. Los ácidos grasos omega-3 ayudan a combatir la sensación de fatiga, dando a nuestro cuerpo la capacidad de producir energía durante largos periodos, evitando la necesidad de recurrir a aperitivos azucarados y contrarrestando así la posibilidad de un aumento excesivo de peso. Elija frutas secas y semillas sin sal, acompañe el consumo con pan de frutas frescas o pan integral. Finalmente, trate de organizarse para preparar monoporciones de semillas y frutos secos para el desayuno y las meriendas todos los días.

4 Legumbres

Las legumbres se pueden considerar un alimento casi milagroso cuando se quiere proporcionar al cuerpo una fuente constante de energía, las legumbres de todas las calidades, contienen en perfecto equilibrio tanto proteínas como carbohidratos, capaces de proporcionar energía al cuerpo tanto a corto como a largo plazo. También son ricos en minerales como hierro, magnesio, fósforo y potasio, que también hacen valiosos los alimentos mencionados anteriormente. Su alto contenido de proteína y fibra ayuda a mantener un nivel constante de azúcar en la sangre. Se considera que las leguminosas pueden sustituir a la carne en lo que respecta a la ingesta de hierro y proteínas. En comparación con la carne, contienen menos calorías y grasa por la misma cantidad. Su contenido en magnesio ayuda a mejorar la circulación sanguínea, contrarrestando la sensación de cansancio y agotamiento tanto físico como mental. El hierro, del cual hasta rico, contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico, que protegerá nuestro cuerpo de las agresiones externas en los momentos de mayor estrés. Las legumbres se pueden consumir tanto en el almuerzo como en la cena, no sólo como guarnición, sino también como alimento principal de sopas, como condimento para arroz o pasta y para hacer excelentes croquetas o hamburguesas de verduras.

5 Yogur

Un estudio reciente de la Universidad de Toronto muestra que los probióticos contenidos en el yogur pueden considerarse una de las mejores armas para combatir el llamado “síndrome de fatiga crónica”. El yogur contiene fermentos que pueden ayudar a mantener un equilibrio adecuado de la flora intestinal, ayudando al cuerpo a eliminar patógenos y bacterias dañinas. Los probióticos también ayudarían a aumentar los niveles de triptófano, un precursor de la serotonina, que se cree que promueve el desarrollo de una sensación general de calma y relajación. Es aconsejable optar por yogur natural blanco, sin azúcares añadidos y ecológico, para ser consumido como aperitivo o desayuno al menos tres veces por semana. Los vegetarianos, por otro lado, podrán cambiar al yogur de soja, que está enriquecido específicamente con fermentos beneficiosos. Esta es la receta para hacerlo en casa.

¿Listo para empezar de nuevo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *